Escapada

Ruralka

castellón

Mar de Fulles

¿Alguna vez os habéis alojado en un hotel ecológico? 

Gracias a Ruralka este fin de semana hemos tenido la oportunidad de vivir esa experiencia y ya os adelantamos que ha sido toda una sorpresa!

Nos alojamos en el hotel Mar de Fulles un hotel rural ubicado en la sierra de Espadán (Castellón). Nada más llegar ya sabíamos que iba a ser un fin de semana de relax y desconexión , las impresionantes vistas desde el hotel y el silencio que se respiran invitan a ello.

Lo primero que hicimos fue aprovechar las temperaturas primaverales que estamos teniendo este mes de Marzo para explorar la parte de fuera del hotel!

El exterior está decorado con minihuertos en los que cultivan productos que luego sirven en el menú del restaurante, además de la fauna y la flora autóctona del lugar. Aprovechamos para descansar en las hamacas y tomar algo en la terraza del hotel disfrutando de los últimos rayos de sol.

Una vez dentro, fuimos a recepción donde nos recibió Juanma y su equipo. Nos contaron la filosofía de este hotel en el que esperaban conseguir una experiencia completa de contacto con la naturaleza creando el mínimo impacto ambiental posible. 

Para ello crearon un hotel autosuficiente energéticamente gracias a la energía solar fotovoltaica, además el uso de materiales ecológicos como la madera o el cemento han creado un interior digno de revista y a la vez muy acogedor.

El trato es otro de los puntos fuertes, todo el equipo de Mar de Fulles es muy atento y nos dieron muchas recomendaciones de sitios para visitar, rutas para hacer y lugares donde comer, sin duda un hotel que cuida mucho todos los detalles.

En cuanto a las habitaciones continúan la temática del hotel, estilo sencillo y elegante, fusionándose con la naturaleza aprovechando las impresionantes vistas a la montaña. Una cama kingsize para completar un descanso perfecto, un baño espacioso y una terraza privada con acceso al jardín para relajarse disfrutando de las vistas con un poco más de intimidad.

Aprovechamos para descansar por que al día siguiente nos esperaba un día ajetreado!

A la mañana siguiente cogimos fuerzas para empezar el día desayunando con unas vistas increíbles (juzgad por vosotros mismos). Sin duda el desayuno ha sido una de las partes más placenteras de este hotel, no sólo por las vistas si no también por la calidad de los productos: pan artesanal, café ecológico, tomates recién recolectados... un placer de los sentidos!

Y pusimos rumbo a conocer algunos de los pueblos más bonitos del interior de Castellón, muy bien asesorados por parte de Juanma. Visitamos estos tres pueblos:                                                                                                                                                         

  1. Aín: un pequeño pueblo situado en el corazón de la sierra de Espadán, probablemente su ubicación justo en el centro de este paraje natural ha hecho que este pueblo tan pintoresco conserve las calles empedradas, fachadas blancas decoradas con puertas azules y  plantas y flores por todos los rincones, sin duda un lugar donde parece que se haya parado el tiempo. Apenas vimos a nadie en este pueblo más que a dos simpáticos gatos!                                                               

  2. Fanzara: este pequeño pueblo se ha ganado un hueco en la agenda de todos los amantes del arte urbano, (y de las fotos instagrameables jeje) es uno de los mayores museos al aire libre del planeta gracias al proyecto MIAU (Museo Inacabado de arte urbano) que cubre las calles de murales e intervenciones artísticas de todos los tipos. Sin duda merece la pena visitarlo!                                                                                                                                                                                             

  3. Vilafamés: y por último no podíamos irnos de Castellón sin conocer este pueblo que pertenece a la lista de los pueblos más bonitos de España, y pudimos corroborar que bien lo merece!El pueblo se encuentra en lo alto de un cerro y sus calles estrechas y en zigzag bien recuerdan a Marruecos. Las rocas que van apareciendo camino al castillo que se encuentra en lo alto hacen que parece que el pueblo haya crecido de ellas. Sin duda nos encantó y es una visita que recomendamos a todo el mundo! Uno de los pueblos más bonitos que hemos visitado nunca!

Aín

Fanzara

Vilafamés

De vuelta al hotel, nos dimos una ducha y aprovechamos para ver una clase de yoga, no llegamos a tiempo de unirnos al grupo, aunque disfrutamos de la tranquilidad de la clase con esas vistas!

Después cenamos en el restaurante donde elegimos el menú de temporada con los platos de la huerta a la mesa, una cena muy romántica para finalizar un día de diez!

Sin lugar a dudas ha sido una experiencia que volveríamos a repetir, es un lugar que invita a la desconexión y a recargar energías y que viene muy bien cuando el estrés te invade. Era nuestra primera vez alojandonos en un hotel ecológico y nuestra sorpresa ha sido que tienes las mismas o más comodidades que en un hotel convencional, tendemos a pensar que por ser autosuficiente la electricidad va a funcionar peor o no va a haber calefacción, pero no es real, una vez allí no notas para nada la diferencia! Para que no sea todo positivo si tuviéramos que decir algo de este hotel es que  no hay cobertura, ¿pero de verdad es un problema? nosotros nos lo tomamos como una oportunidad para desconectar del mundo y las redes sociales! Y siempre que quieras puedes conectarte al wifi del hotel que hay en el vestíbulo y el comedor!

Sin duda volveremos a este hotel ha sido una experiencia de diez!

Os dejamos la información del hotel el siguiente link para que también vosotros podáis disfrutar de esta escapada:

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Twitter Icon

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com

  • Negro del icono de YouTube
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now